Limitaciones del óxido de zinc y del sulfato de cobre en alimentación animal

Problemática relacionada con el uso de óxido de zinc y sulfato de cobre en producción animal

El óxido de zinc (ZnO) es un compuesto inorgánico que se usa como aditivo en alimentación animal para el control de bacterias a nivel digestivo y, en particular, para la prevención de diarreas post-destete en los lechones [1]. Por otro lado, el sulfato de cobre (Cu2SO4) es una sal insoluble que se utiliza por sus propiedades bacteriostáticas y fungistáticas y que sirve como promotor del crecimiento y para la prevención de infecciones a nivel digestivo [2].

Estos compuestos presentan el inconveniente de que se son excretados en el ambiente, donde se acumulan y pueden llegar a contaminar las aguas subterráneas y de superficie [1], [3]. También se ha descrito el desarrollo de resistencias microbianas frente a estos compuestos [1], [2], [4], [5], una situación que preocupa tanto al ámbito de la medicina veterinaria como a la medicina humana, ya que puede dar lugar a una escasez de productos eficaces para el tratamiento de infecciones. En el caso del óxido de zinc, el desarrollo de resistencias es especialmente preocupante porque se ha correlacionado con una disminución de la sensibilidad a antibióticos [4].

Óxido de zinc y sulfato de cobre

Es por estas razones que existe una tendencia creciente a nivel global para reducir el uso de estos dos compuestos, con el objetivo de evitar una mayor contaminación del medio ambiente y el desarrollo de nuevas resistencias por parte de los microorganismos.

Tendencia hacia la reducción del uso de óxido de zinc y sulfato de cobre y limitaciones a nivel legal

Desde 2017, las autoridades europeas han estado considerando limitar el uso del óxido de zinc, en particular en las granjas de cerdo. Como resultado, la Unión Europea ha determinado que los beneficios derivados del uso de este compuesto no superan los riesgos, por lo que se considera que administrarlo en las dietas para cerdos es negativo [6]. En este sentido, los productos veterinarios que contengan óxido de zinc no van a poder comercializarse a partir del 26 de junio de 2022 [1] y solo podrá utilizarse en el alimento a un máximo de 150 ppm en el alimento, una dosis mucho más baja que las 2500 ppm que se incluyen en las dietas habitualmente, por lo que el producto dejará de tener un efecto farmacológico.

La Unión Europea también regula el uso del sulfato de cobre en piensos completos para distintas especies (cerdos, rumiantes, acuicultura, entre otras) [5], con el objetivo de ralentizar el desarrollo de resistencias y reducir su efecto negativo sobre el medio ambiente. Además, se recomienda el análisis de residuos de cobre en los productos animales y en zonas agrícolas para determinar el desarrollo de resistencias [5].

Tabla 1. Contenido máximo permitido de cobre (Cu) en alimento completo [7]

Óxido de zinc y sulfato de cobre en producción animal

Además de limitar las importaciones a la Unión Europea, esta tendencia creciente hacia la limitación del uso de óxido de zinc y del contenido de cobre en el alimento ha hecho que otros países sigan los pasos de la UE, como Canadá, donde la Canadian Food Inspection Agency (CFIA) ya ha lanzado una consulta pública para recibir propuestas y endurecer su legislación [8], [9].

Alternativas disponibles

Desde Global Vet’s Lab recomendamos el uso de alternativas al uso del óxido de zinc y del sulfato de cobre, que no presentan desventajas para el medio ambiente ni dan lugar al desarrollo de resistencias. Se trata de soluciones natural que son inocuas para el medio ambiente y que pueden ser incluidas en las dietas a dosis realmente bajas.

  • Soluciones a base de pronutrientes acondicionadores intestinales, moléculas activas que pueden encontrarse en distintas plantas capaces de estimular las funciones fisiológicas de los enterocitos. La inclusión de pronutrientes en las dietas destinadas a alimentación animal mejora la resistencia natural del epitelio digestivo a infecciones y mejora la absorción de los nutrientes presentes en la dieta [10]. Su eficacia como sustitutos del óxido de zinc ha sido probada en múltiples ensayos de campo con cerdos en la etapa post-destete.
  • Soluciones que combinan el anillo cimenol, antimicrobiano natural procedente de extractos botánicos, con ácido cítrico [11]: son altamente efectivas para el control en el alimento y a nivel digestivo de los microorganismos patógenos y es inocuo para la flora beneficiosa [12].

Estas opciones han demostrado una elevada eficacia para la prevención de problemas digestivos y son capaces de mejorar el rendimiento productivo en las granjas.

¿Cómo podemos apoyarte en Global Vet’s Lab?

Desde Global Vet’s Lab ofrecemos el servicio de análisis y formulación de dietas para animales, que permite optimizar la composición del alimento para que se ajuste a los requerimientos legales. También diseñamos dietas para una producción más natural, y ofrecemos las mejores recomendaciones para la sustitución de productos que contengan óxido de zinc o sulfato de cobre.

Para utilizar este servicio, puede contactar con nosotros a través de nuestra página web www.globalvetslab.com o por correo electrónico a la dirección info@globalvetslab.com.

Fuentes consultadas

  • [1] EMA, “Zinc Oxide – European Medicines Agency,” Zinc Oxide, CVMP opinion, 2017. [Online]. Available: https://www.ema.europa.eu/en/medicines/veterinary/referrals/zinc-oxide.
  • [2] M. M. S. Saraiva et al., “Chemical treatment of poultry litter affects the conjugation of plasmid-mediated extended-spectrum beta-lactamase resistance genes in E. coli,” J. Appl. Poult. Res., vol. 29, no. 1, pp. 197–203, 2020.
  • [3] EFSA, “Scientific Opinion on safety and efficacy of zinc compounds (E6) as feed additive for all animal species: Zinc oxide,” 2012.
  • [4] V. C. Johanns et al., “Effects of a Four-Week High-Dosage Zinc Oxide Supplemented Diet on Commensal Escherichia coli of Weaned Pigs,” Front. Microbiol., vol. 10, no. November, 2019.
  • [5] FEEDAP, “Revision of the currently authorised maximum copper content in complete feed,” EFSA Journal, vol. 14, no. 8. 2016.
  • [6] M. E. El-Sayed, A. M. Algammal, M. E. Abouel-Atta, M. Mabrok, and A. M. Emam, “Pathogenicity, genetic typing, and antibiotic sensitivity of Vibrio alginolyticus isolated from Oreochromis niloticus and Tilapia zillii,” Rev. Med. Vet. (Toulouse)., vol. 170, no. 4–6, pp. 80–86, 2019.
  • [7] European Commission, “Commission Implementing Regulation (EU) 2018/1039 of 23 July 2018,” Official Journal of the European Union, vol. 61, no. 1334. pp. 3–24, 2018.
  • [8] CFIA, “Feed Regulatory Modernization,” Update September, 2021. [Online]. Available: https://inspection.canada.ca/animal-health/livestock-feeds/regulatory-modernization/eng/1612969567098/1612971995765.
  • [9] CFIA, “Canada Gazette, Part I, Volume 155, Number 24: Feeds Regulations, 2022,” Canada Gazette, 2021. [Online]. Available: https://gazette.gc.ca/rp-pr/p1/2021/2021-06-12/html/reg1-eng.html.
  • [10] J. Pie, A. Tesouro, and M. E. Rosemberg, “Use of Alquernat Nebsui (botanical product) as an alternative to antibiotic growth promoter in broilers,” in Poultry Science Association (PSA) 107th Annual meeting abstracts, 2018, p. 105.
  • [11]  J. Borrell, “Metabolitos fúngicos en los alimentos,” Real Acad. Ciencias Vet. España, 1990.
  • [12] “Anillo cimenol, la solución natural para la prevención de la enteritis necrótica en broiler,” Vet. Digit. Technonews, 2020.

Deja un comentario