Relación entre el valor nutritivo de la harina de pescado y la inclusión de lisina en pienso

Harina de pescado

La harina de pescado es un producto altamente proteico (Alfonso Valenzuela, Julio Sanhueza, and Fernando de la Barra 2012) procedente del pescado a partir de un proceso cocción, prensado y desecación mediante los cuales se extrae el aceite y el agua.  Su valor nutritivo depende, no sólo del origen, sino de la frescura, la temperatura y las condiciones de almacenamiento.

Imagen 1. Diagrama de flujo del proceso para la obtención de la harina de pescado.

Valor nutritivo de la harina de pescado

 Se trata de un producto altamente proteico que a su vez contiene concentraciones elevadas de aminoácidos esenciales, compuestos necesarios para el correcto funcionamiento del organismo. Además, esta proteína contiene muy pocos factores antinutritivos, a diferencia de las harinas de origen vegetal como la de soja, por lo que es más digestible, especialmente en animales jóvenes.

Por lo tanto, su principal valor nutritivo radica en la presencia de aminoácidos esenciales altamente biodisponibles, es decir, asimilables por parte de los animales. Entre los aminoácidos de mayor importancia está la lisina, el parámetro que suele usarse como referencia de la calidad de la harina de pescado y que utilizan los programas de formulación para determinar los porcentajes de inclusión de este ingrediente.

Cálculo del aporte real de aminoácidos en harina de pescado

Durante el proceso de extracción del aceite para obtener la harina de pescado, se aplican temperaturas de cocción (aproximadamente 100°C durante 20 minutos) (Blas et al. 2019). Este proceso afecta el valor nutritivo de la harina de pescado, ya que causa una reducción de la biodisponibilidad y la degradación de los aminoácidos. Además, si durante el almacenamiento de la harina las condiciones son inadecuadas y se somete a temperaturas elevadas (Blas et al. 2019), esta disminución del valor nutritivo puede ser incluso más marcada.

Por esta razón, es imprescindible evaluar la cantidad real de aminoácidos presentes en la harina de pescado y tenerlo en cuenta durante la formulación. Si, de lo contrario, se utilizan los valores estándar para este ingrediente (que se calculan a partir del contenido de nitrógeno y los porcentajes de cada aminoácido por unidad de proteína bruta) es posible que la dieta final aporte cantidades insuficientes de aminoácidos esenciales, en particular de lisina, y esto afecte el bienestar, la salud, y el rendimiento de los animales.

La espectroscopia de infrarrojo cercano (NIR) es la herramienta que debe utilizarse para conocer los valores nutricionales de los ingredientes, entre ellos el aporte de aminoácidos. Utiliza luz infrarroja para analizar una muestra y obtener su aporte nutritivo, de manera que pueden utilizarse estos valores para la formulación del alimento.

Uso de suplementos de lisina cuando el perfil aminoacídico de la harina de pescado es bajo

El aporte de lisina y otros aminoácidos esenciales en la dieta suele provenir de los ingredientes proteicos, como la harina de pescado, y también de ingredientes de origen sintético, que ayudan a suplir estos componentes esenciales hasta cubrir las necesidades de los animales.

En este sentido, los programas de formulación utilizan como fuente de lisina principal el ingrediente con un menor coste por unidad de lisina. De esta manera, si la harina de pescado tiene un precio asequible y unos buenos valores nutritivos, será la primera elección como fuente de lisina. De lo contrario, si los valores de este aminoácido son bajos, debido a su degradación durante el proceso de extracción de la harina, o la harina es muy cara, se decidirá por el suplemento sintético de lisina.

Por ello, la obtención de dietas con una cantidad de lisina adecuada y formuladas optimizando costes solo puede conseguirse si previamente se han realizado los análisis del perfil aminoacídico real de la harina de pescado.

Esto se debe a que los valores nutritivos estándar de este ingrediente pueden ser erróneos, ya que no tienen en cuenta que aminoácidos son sensibles a las temperaturas a las que se expone durante el proceso de expansión y, a menudo, de almacenaje.

Los nutrólogos deberán conocer el coste real de cada unidad de lisina y tenerlo en cuenta durante la formulación de dietas y, así, evitar deficiencias de aminoácidos y sobrecostes.

¿Cómo podemos apoyarte?

Desde Global Vet’s Lab ofrecemos el servicio de análisis y formulación de dietas para animales, que permite optimizar la composición del alimento para que se ajuste a los requerimientos de la especie destino. Podemos recomendarte la mejor metodología para el análisis de los aminoácidos de los ingredientes, además de la mejor forma de utilizar la harina de pescado.

También ofrecemos el servicio de diagnóstico por imagen, que incluye la evaluación de los problemas por parte de un equipo técnico veterinario cualificado y la redacción de un informe con el diagnóstico presuntivo y las recomendaciones para solucionarlo.

Para utilizar estos servicios, puede contactar con nosotros a través de nuestra página web www.globalvetslab.com o por correo electrónico a la dirección info@globalvetslab.com.

Fuentes consultadas

Alfonso Valenzuela, B., C. Julio Sanhueza, and D. Fernando de la Barra. 2012. “El Aceite de Pescado: Ayer Un Desecho Industrial, Hoy Un Producto de Alto Valor Nutricional.” Revista Chilena de Nutricion 39(2): 201–9.

Blas, C. de, P. Carcía-Rebollar, M. Gorrachategui, and G.G. Mateos. 2019. Tablas FEDNA de composición y valor nutritivo de alimentos para la fabricación de piensos compuestos FEDNA (Fundación Española Para El Desarrollo de La Nutrición Animal). 4th ed. Madrid. http://www.fundacionfedna.org/ingredientes-para-piensos.

Deja un comentario